De la fotografía digital al video fotograma digital

Ya no hay duda alguna que la fotografía ha dado un giro importante con la irrupción del mundo digital. Ya son pocos los que echan de menos al nostálgico mundo analógico, donde el misticismo, la incertidumbre y sus largos procesos ya no pueden competir con el  día a día de estos tiempos digitales.

Cuando la fotografía entró en el camino de lo digital, se valoró las ventajas que esta generaría al proceso fotográfico, pero quizá no se esperaba de la rapidez de los cambios. En electrónica hay una ley que se sigue desde hace ya algún tiempo y que probablemente se acelere algún día. La “Ley de Moore“, donde viene a decir: que aproximadamente cada 18 meses se duplica el número de transistores en un circuito integrado. Esto viene a decir que la electrónica y con ello sus avances en el mundo digital crecen muy rápidamente, y deja obsoleto en cuestión de meses a lo anterior.

Moore evolucion de los transistores

 

Quien adquiere un equipo fotográfico se da cuenta rápidamente que el dinero invertido en cámaras u otros materiales, se desvanece en el aire, pues nuestro  equipo  pasa rápido a estar obsoleto, o más bien a no seguir a la última en lo que nos ofrece la tecnología.

Obviamente es un juego entre el marketing y el deseo de las grandes compañías por vendernos una y otra vez nuevos equipos.

Al parecer las ultimas tendencias del mercado apuntan a que el mundo de la fotografía pase a ser relegado por el vídeo digital. Donde la demanda y el interés del público va en aumento. Y es allí donde las compañías parecen que va  a apostar fuerte.

Resoluciones video

Resoluciones video

Tanto es así que el aspecto fotográfico será absorbido por medio de la grabación de vídeo digital, las nuevas resoluciones que ya están con nosotros y las de mayor aumento que pronto veremos, harán que la elección de nuestros fotogramas como imagen fija se obtengan de toda la gama de imágenes que una grabación de vídeo digital, nos ofrecerá. Hoy ya disponemos de resoluciones 4K (4096×2160) y al parecer tenemos a la vuelta de la esquina el 8K (7680×4320), donde la resolución de un fotograma nos daría una imagen de 33Mp. Esto no se tratará de si el público lo acepta o no, sino que será impuesto por el avance tecnológico como antes otras cosas fueron impuestas. No debemos olvidar que las marcas nos apretarán con sus campañas de marketing para ir por esta vía, ya que es más fácil aumentar las características de resoluciones  que conseguir mejoras en el color y en el rango dinámico.

Al mundo de la fotografía como tal, le espera un gran cambio que ya está empezando.